CÁNCER AL ESTÓMAGO

Cáncer de Estómago

¿Qué es el cáncer de estómago?

El cáncer de estómago también es llamado cáncer gástrico. En este se aprecia un crecimiento celular maligno con capacidad de invasión y destrucción de otros órganos y tejidos, principalmente del intestino delgado y del esófago. 

El cáncer de estómago tiende a desarrollarse lentamente y puede demorar muchos años. Antes de que pase a ser un verdadero cáncer, por lo general suceden cambios precancerosos en el interior del estómago. Estos cambios prematuros casi nunca causan síntomas y, por lo tanto, no se detectan.

Los cánceres de estómago se pueden extender de varias maneras. Pueden crecer a través de la pared del estómago y así invadir los órganos más cercanos. Cuando el cáncer está más avanzado, puede viajar a través del torrente sanguíneo y expandirse a órganos como el hígado, los pulmones y los huesos.

Si se ha propagado a los ganglios linfáticos o a otros órganos, el pronóstico del paciente no es tan favorable. Existen varios tipos de cáncer de estómago, por ejemplo:

  • Adenocarcinoma. Alrededor del 95 % de los cánceres del estómago son de este tipo. Cuando se utilizan los términos cáncer de estómago o cáncer gástrico frecuentemente se refieren a un adenocarcinoma. Estos cánceres se originan en las células que forman la capa más interna del estómago. 
  • Linfoma. Hace referencia a los tumores cancerosos del sistema inmunológico. Alrededor del 4 % de los cánceres de estómago son linfomas. El tratamiento y el pronóstico dependen del tipo de linfoma.
  • Tumores del estroma gastrointestinal (GIST). Estos tumores son poco comunes y se originan en la pared del estómago a partir de las llamadas células intersticiales de Cajal. Algunos de estos tumores no son cancerosos; es decir, son benignos.
  • Tumores carcinoides. Estos tumores se originan de células productoras de hormona del estómago. La gran mayoría de estos tumores no se propaga a otros órganos. Los tumores carcinoides son los responsables de casi el 3 % de los tumores cancerosos del estómago.
  • Otros tipos de cáncer. El carcinoma de células escamosas, el carcinoma de células pequeñas y el leiomiosarcoma también pueden originarse en el estómago, aunque estos cánceres ocurren con poca frecuencia.

¿Cómo se ocasiona el cáncer de estómago?

Hasta el momento no se han aclarado las causas del cáncer de estómago. Pero existen factores de riesgo que incrementan las posibilidades de contraer este mal.

Factores de riesgo genéticos

El riesgo de padecer de cáncer de estómago aumenta en caso de carga hereditaria. Es mayor el riesgo en familiares de primer grado, como pueden ser hermanos, hijos y nietos. También se ven afectos en mayor medida las personas del grupo sanguíneo A.

Factores de riesgo exógenos

Las costumbres alimenticias juegan un papel importante en el cáncer de estómago como causas exógenas (debidas a influencias externas).

El alto contenido en nitratos de los alimentos salados y ahumados parece aumentar el riesgo de contraer cáncer de estómago. Ya que los nitratos se encuentran presentes en la gran mayoría de vegetales, estos deberían consumirse frescos antes de que puedan transformarse en compuestos químicos cancerígenos llamados nitrosaminas.

También son dañinos para el estómago los alimentos muy calientes, la ausencia de vitaminas y proteínas y una alimentación incompleta.

El tabaco es considerado como un factor de riesgo para el cáncer de estómago, puesto que los componentes cancerígenos del humo se disuelven en la saliva y, de esa forma, ingresan al estómago. El alcohol, particularmente el de alto grado, daña no solo las mucosas de la boca, sino que también del esófago y del estómago.

Síntomas del cáncer de estómago

En el cáncer de estómago o cáncer gástrico, los síntomas, por lo general, son poco característicos. Casi siempre no se presenta ningún síntoma en mucho tiempo. Los síntomas que se observan principalmente son los siguientes:

  • El dolor del abdomen. Aparece en alrededor un 60-70 % de los pacientes. 
  • La disminución de peso. Se refleja en un 50 % de los pacientes.
  • Hemorragia gástrica. El cáncer de estómago puede provocar una hemorragia gástrica. En caso de fuerte hemorragia en el estómago, las heces se tiñen de negro o se produce el vómito de sangre.

Otros de los síntomas son la astenia, la anemia, la anorexia, las náuseas, molestias en la deglución, vómitos frecuentes, un menor rendimiento o el aumento ligero de la temperatura corporal, así como la sensación de estar lleno antes de lo normal o después de comer poco. En caso de tumores grandes avanzados, especialmente en personas delgadas, es posible el palpado de los mismos.

Ocurre una intolerancia repentina hacia la fruta, el café, el alcohol, así como también el rechazo a la carne y ausencia de apetito. Por lo general, estas molestias son ligeras y hasta inexistentes durante mucho tiempo y estos rastros tempranos de cáncer de estómago se confunden muchas veces con descuido de alimentación.

Conviene indicar que, habitualmente, el motivo de estos síntomas es inofensivo. Sin embargo, si los síntomas se mantienen durante varias semanas a pesar de un estilo de vida sano, el médico deberá descartar un posible cáncer de estómago.

Tratamiento del cáncer de estómago

Una vez que el cáncer se diagnostica y se clasifica por etapas, hay muchas cosas que considerar antes de que sus médicos o usted elijan un plan de tratamiento. Es importante que usted tome el tiempo necesario para asimilar la información que acaba de recibir. Los tratamientos principales para el cáncer de estómago son:

Cirugía

La cirugía es parte del tratamiento para muchas etapas diferentes del cáncer de estómago. Si un paciente tiene un cáncer en etapa I, II o III y está lo suficientemente saludable, la cirugía ofrece la única probabilidad real para curar el cáncer de estómago.

Dependiendo de la etapa y del tipo de cáncer de estómago, se podría realizar la cirugía para extirpar el cáncer y parte o todo el estómago, así como algunos ganglios linfáticos cercanos. El cirujano procurará dejar el estómago tan normal como le sea posible. Algunas veces, también será necesario extirpar otros órganos.

Quimioterapia

La quimioterapia usa medicamentos contra el cáncer que se inyectan en la vena o se administran por la boca como tabletas y entran al torrente sanguíneo y al resto del cuerpo, lo que hace que sea útil contra el cáncer que se ha propagado a otros órganos. Para ayudar a tratar el cáncer de estómago, la quimioterapia se puede emplear de maneras diferentes:

  • Tratamiento neoadyuvante. Se administra previo de la cirugía para el cáncer de estómago. Puede llegar a disminuir el tamaño del tumor y facilitar la cirugía. En algunas etapas de cáncer de estómago, es una de las opciones del tratamiento convencional.
  • Tratamiento adyuvante. Se administra después de la cirugía para extirpar el cáncer. La quimioterapia adyuvante tiene por objetivo destruir cualquier célula cancerosa que se haya quedado en el cuerpo y que no se puede localizar por ser muy pequeña. Esto puede evitar que el cáncer regrese.
  • Tratamiento con radioterapia. Frecuentemente, la quimioterapia se administra con radioterapia después de la cirugía para el cáncer de estómago. Este tratamiento resulta especialmente útil para cánceres que no podrían ser extraídos completamente mediante cirugía.

La quimioterapia se puede administrar como tratamiento primario (principal) del cáncer de estómago que se ha propagado a órganos distantes. Puede ayudar a reducir el tamaño del cáncer o desacelerar su crecimiento, lo que puede aliviar los síntomas de algunos pacientes y ayudarlos a vivir por más tiempo.

Los especialistas administran la quimioterapia por ciclos, con cada período de tratamiento seguido de un período de descanso, para de ese modo permitir que su cuerpo se recupere de lo agotador que resulta este tratamiento. A menudo, cada ciclo dura algunas semanas.

Terapia dirigida

Los medicamentos de quimioterapia enfrentan a las células que se dividen velozmente, por lo que son eficaces contra las células cancerosas. Sin embargo, hay otros factores de las células cancerosas que las hacen sumamente diferentes a las células normales.

Puede que los medicamentos destinados funcionen en algunos casos, por ejemplo cuando los medicamentos de la quimioterapia convencionales no sean eficaces. Estos medicamentos también suelen producir, por lo general, menos efectos secundarios que los medicamentos de quimioterapia convencionales.

Radioterapia

La radioterapia usa rayos o partículas de alta energía para destruir las células cancerosas en un área específica del cuerpo. Para ayudar a tratar el cáncer de estómago, la radiación se puede emplear de maneras diferentes:

  • Antes de la cirugía y para algunos cánceres. Se puede administrar la radiación con quimioterapia para tratar de reducir el tamaño del tumor y así facilitar la cirugía.
  • Luego de la cirugía. Se puede realizar la radioterapia para destruir los remanentes muy pequeños de cáncer que no pueden ser observados o extirpados durante la cirugía.

La radioterapia, especialmente cuando se combina con los medicamentos quimioterapéuticos, puede postergar o prevenir la recurrencia de cáncer después de la cirugía y podría ayudar a los pacientes a vivir más tiempo.

La radioterapia se puede usar para desacelerar el crecimiento y aliviar los síntomas del cáncer avanzado del estómago, como el dolor, el sangrado y problemas para comer.

La radioterapia externa es el tipo de radioterapia que, por lo general, se usa para tratar el cáncer de estómago. Este tratamiento enfoca la radiación en el cáncer desde una máquina que está fuera del cuerpo.

 

Estos tratamientos usan computadoras y técnicas especiales para enfocar la radiación en el cáncer y limitar el daño a los tejidos normales adyacentes. Generalmente, el mejor enfoque usa dos o más de estos métodos de tratamiento.

Usted tendrá que comparar los beneficios que ofrece cada tratamiento con los posibles riesgos y efectos secundarios. Las alternativas de tratamiento dependen de varios factores. La localización y la etapa del tumor son muy importantes para escoger su plan de tratamiento. También se tomará en cuenta su estado general de salud y edad.

Resulta importante que un equipo de médicos de diferentes especialidades participe de su atención antes de preparar los planes para tratar su cáncer de estómago. Es muy probable que su equipo de médicos incluya:

  • Un cirujano oncólogo. Especialista que trata el cáncer a base de cirugía.
  • Un gastroenterólogo. Especialista en las enfermedades del sistema digestivo.
  • Un médico oncólogo. Especialista que trata el cáncer con medicinas como quimioterapia.
  • Un oncólogo. Especialista en radiación que trata el cáncer a base de radioterapia.

Puede que muchos otros especialistas formen parte de su atención, como enfermeras, especialistas en nutrición, trabajadores sociales y otros profesionales de la salud. Es muy importante que, antes de iniciar con el tratamiento, entienda el objetivo de este: si es tratar de curar el cáncer, mantener el cáncer bajo control o aliviar los síntomas.

Si el objetivo del tratamiento es curar el cáncer, usted también recibirá tratamiento para aliviar los síntomas y los efectos secundarios. Si, lamentablemente, no es posible alcanzar una cura, el tratamiento está dirigido a mantener el cáncer bajo control por tanto tiempo como sea posible y aliviar los síntomas, como problemas para comer, dolor o sangrado.

¿Cómo se previene el cáncer de estómago?

Se cree que una alimentación equilibrada en frutas y verduras puede llegar a tener un efecto protector y, de este modo, ayudar a prevenir el cáncer de estómago. Especialmente se recomienda que evite los alimentos saladas y ahumados. También es recomendable evitar el consumo excesivo de alto grado de alcohol y de tabaco.

Por otro lado, es importante seguir un tratamiento para la gastritis, en particular cuando la causa es la bacteria Helicobacter pylori. Es así que se puede prevenir el cáncer de estómago. Se recomienda visitar al médico cuando las molestias o dolores de estómago son muy persistentes.